Medir Blogs

Consejos para la medición de Blogs

Escribir y que no te lean es como tratar de llenar de agua un cubo con un colador. Ya podemos dedicarle horas y energía a la labor, incluso podemos utilizar un colador más grande y un cubo más pequeño, pero no vamos a sacar ningún provecho de nuestra acción. Y ahí es donde entra en juego la medición en los blogs. Por mucho contenido interesante y de calidad que incluyamos en nuestro blog, si no conseguimos destacarlo, estaremos haciendo un esfuerzo en balde.

Si el blog es de temática personal, puede resultar frustrante ver que no conseguimos visitas a nuestros artículos y acabemos por dejar el proyecto, pero, en el caso de un blog corporativo, el resultado puede ser catastrófico, ya que en muchas ocasiones la web es el núcleo de su sistema de comunicación. Por ello debemos monitorizar toda su actividad, para optimizarlo y sacarle el máximo partido a cada post.

Lo primero es lo primero: para qué escribimos

En el caso de los blogs, las conversiones no siempre quedan claras, por eso tenemos que identificarlas según nuestro propósito. Por ejemplo, si el blog es personal, el motivo de su existencia puede ser un  poco impreciso, ya que puede ser para compartir experiencias, ganar dinero o como promoción personal. Por otro lado, si el blog es corporativo, las razones suelen ser ganar tráfico para la web, generar fidelidad, hacer publicidad o posicionar nuestra página. En ambos casos, lo principal es conocer nuestros objetivos para así poder usar las métricas adecuadas.

¿Qué métricas usar?

Primero, hay que fijarse en los lectores. ¿Qué pasa con nuestro público? Tenemos que ver el número total de visitas que pasan a leernos, para después poder comparar con otras métricas y así hacernos una idea general de lo que está ocurriendo en nuestro blog.

Dos métricas importantes según indican blogs especializados en Analítica Web como el blog de Arimetrics , son las visitas nuevas y las recurrentes, ya que esto nos dará un indicador de si aumenta y se mantiene el número de lectores. Asimismo, es importante buscar cuál es la frecuencia de sus visitas al blog, puesto que así podemos ver además el interés que vamos generando, además del tiempo medio de visita.

Por la misma razón, debemos analizar cuando regresan para leernos. No es lo mismo que vuelvan una vez al mes a que estén cada dos días pidiéndonos más contenido.

La fidelidad es un punto a destacar cuando escribimos de forma periódica, y una buena forma de analizarla es observando el número de suscripciones. Las altas y las bajas pueden ayudarnos a ver si estamos generando contenido de calidad o no.

Seguidamente, hay que analizar hacia dónde estamos dirigiendo el tráfico. Si no lo estamos haciendo hacia nuestro objetivo, habrá que buscar nuevos temas que nos ayuden a conseguirlo.

Para estos temas, también es importante el saber usar las keywords que nos permitan posicionarnos de forma óptima en los buscadores. Cuanto más arriba estemos, seremos más fáciles de encontrar y tendremos más visitantes. ¡Más visitantes significa más lecturas, por lo que nuestro esfuerzo no caerá en vano!

Son muchas más las métricas que podemos emplear para optimizar un blog, pero ya dependerán del tipo que sea y su uso. No obstante, no hay que olvidar analizar de dónde viene el tráfico: si es directo, de referencia, orgánico, de redes sociales… Así sabremos dónde tenemos que invertir más esfuerzo, por ejemplo mejorar nuestra campaña de SEO o felicitar a nuestro Community Manager por su labor.