Consejos para escribir un blog

Tal vez andas dándole vueltas a la idea de escribir un blog y no terminas de decidirte. Sientes que tienes algo que contar, pero no tienes demasiado claro si puede resultar lo suficientemente interesante para que los demás te lean. Si es así, estos tres simples consejos seguro que te ayudarán a tener más claro lo que significa tener un blog y qué puedes esperar de ello.

1) Escribe sobre algo que te apasione

Comenzar un blog es relativamente sencillo, al principio el entusiasmo te lleva a actualizar con frecuencia y no te importa demasiado si no tienes demasiadas visitas. “Ya llegarán” piensas.

Pero esto no siempre ocurre, ni tampoco cuando sucede lo hace con la rapidez que nos gustaría. Por eso escribir sobre un tema que nos apasione personalmente es una de las claves del éxito. Para que un blog llegue a consolidarse necesitas grandes dosis de constancia, y si el tema que tratas en tu blog no te resulta inspirador, va a ser muy complicado que sobreviva el tiempo suficiente como para que alcances tus objetivos.

2) Define con claridad tus expectativas

Escribir un blog puede realizarse por muchas razones, pero lo imprescindible es tener muy claro cuáles son. ¿Pretendes simplemente expresar tus ideas en voz alta? ¿Obtener rentabilidad? ¿Posicionarte como experto?

Dependiendo de lo que pretendas, el enfoque y la estrategia serán radicalmente distintos. Tener presente en todo momento qué pretendes y que esperas obtener de ese trabajo (sí, esribir un blog puede llegar a ser un trabajo) te ayudará a mantenerte enfocado en la meta que pretendes lograr.

3) Aporta valor

Poco importa el motivo por el que escribes. Desde el momento en el que lo haces te debes a tus lectores, que si han elegido emplear su tiempo en leer lo que tienes que decir, esperan recibir algo a cambio.

Puede ser información especializada, información práctica o entretenimiento. Pero en cualquiera de los casos, si eso es lo que buscan en tu blog, has de satisfacer sus expectativas y aportarles valor. Si lo logras, construirás una base firme de seguidores que se irá incrementando con el tiempo, y te hallarás en el camino correcto para conseguir un blog exitoso.

Los blogs personales siguen de moda

Cuando hace unos años comenzó la explosión del fenómeno de los blogs muchos pensaban que se trataba de una moda pasajera y que pronto todos volveríamos a informarnos en los medios tradicionales. El tiempo ha demostrado lo erróneo de esta suposición, porque con un internet totalmente implantado y consolidado, los blogs personales siguen de moda.

La razón principal es que un bloguero no suele moverse más que por sus propias opiniones, y con unos medios informativos corrompidos por bastardos intereses económicos, el público premia la sinceridad y la independencia. Para un blogger, su palabra es su único patrimonio, y por tanto, no puede comprometer su credibilidad si no quiere ser duramente castigado por sus seguidores.

Los blogs personales han llegado a convertirse en generadores de opinión y tendencia. De ello se han dado cuenta incluso las grandes firmas comerciales, que ofrecen importantes incentivos a blogueros para que emitan opiniones acerca de sus productos. Unas opiniones que, como ya se ha señalado, nunca van a convertirse en un panfleto publicitario por una simple cuestión de supervivencia. El día que un blog personal empieza aparecer un catálogo de publicidad, tiene los días contados.

Ese factor credibilidad hace de los blogs personales una potente herramienta de comunicación, lo que hace suponer que su supervivbencia en el tiempo está más que garantizada. Mientras existan blogs personales en los que el autor sepa posicionarse como experto y mantenga niveles adecuados de honestidad e independencia, los grandes bloggers seguirán siendo “influencers” de primer orden.

Curiosamente, este fenómeno no se circunscribe a unos pocos nichos, sino que se trata de un esquema que se repite en prácticamente todos, desde el SEO hasta los trucos de maquillaje. Alguien decide comenzar un blog personal sobre una temática que domina, y logra conectar bien con el público. Su número de seguidores crece y con él su capacidad de influir en las decisiones de compra de personas que confían en él. Y fialmente, las marcas detectan a estos expertos y les ofrecen incentivos para promocionar sus productos.

No,definitivamente los blogs personales no han pasado de moda. Muy al contrario, parecen más vivos que nunca.